Diagnosticando la Endometriosis

descarguela-aqui 

Su Guía Sencilla para Comprender la Endometriosis

(Eric Daiter Doctor en Medicina, Certificado por el Consejo en Endocrinología Reproductiva e Infertilidad – Board Certified in Reproductive Endocrinology and Infertility)

  • ¿Qué es la Endometriosis?
  • Problemas causados por la endometriosis: sus síntomas
  • Diagnosticando la Endometriosis
  • Tratando la Endometriosis
  • ¿Qué esperar después del tratamiento para la endometriosis

Diagnosticando la Endometriosis:

La endometriosis debe sospecharse cuando una mujer tiene dolor pélvico inferior cíclico o una función anormal que involucra a los órganos reproductivos, intestino o sistema urinario.  Las mujeres, así como sus proveedores de atención médica, deben mantener un alto índice de sospecha de endometriosis, dado que los especialistas dedicados al tratamiento minucioso de la endometriosis generalmente pueden tratar esos inquietantes síntomas exitosamente.  Desgraciadamente, el diagnóstico de la endometriosis no siempre se confirma desde el principio y, en consecuencia, las mujeres pueden sufrir durante años de síntomas y frustración.

La probabilidad de la endometriosis se incrementa cuando hay síntomas cíclicos, nódulos sospechosos durante el examen físico, hallazgos característicos durante pruebas radiológicas como las ecografías o ciertas anomalías en la sangre, pero estos hallazgos no pueden confirmar el diagnóstico.  La endometriosis puede diagnosticarse solamente por visualización directa o biopsia del tejido.  La visualización directa se realiza más a menudo mediante un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo de un solo día llamado laparoscopia y el tratamiento generalmente se completa durante el mismo procedimiento.  Para obtener mejores resultados, el médico que realiza esta cirugía debería tener la experiencia y los conocimientos para diagnosticar con precisión y tratar eficazmente todas las lesiones típicas y atípicas de la endometriosis.  Muchos cirujanos experimentados no hacen biopsias de las lesiones a menos que una confirmación por análisis del tejido sea requerida.

Diferentes tipos y etapas de la endometriosis pueden distinguirse en función de su ubicación, la aparición de las lesiones, o el tamaño y la profundidad de las lesiones.  La endometriosis generalmente se encuentra en la delgada y translúcida película protectora del recubrimiento peritoneal (llamado peritoneo) que cubre los órganos pélvicos, incluyendo los órganos reproductivos, la vejiga y la porción distal del intestino.  Este peritoneo normalmente contiene un suministro abundante de nervios sensoriales, nervios que pueden percibir la inflamación o trauma y causar una sensación de dolor.  La inflamación causada por la endometriosis puede causar también que los órganos afectados subyacentes funcionen mal, resultando en fallas reproductivas, síntomas de colon irritable o dolor frecuente al orinar.  La apariencia clásica de la endometriosis es una lesión tipo quemadura de pólvora (zona negra y borde grueso elevado que parece tejido carbonizado) pero también se han identificado varias formas de lesiones “atípicas”.  Se cree que los primeros signos de inflamación recurrente debido a la endometriosis producen vesículas claras (con el aspecto de ampollas) a lo largo del peritoneo o lesiones de color rojo intenso.  Con el tiempo estas lesiones pueden convertirse en lesiones como las de quemadura de pólvora y luego se vuelven lesiones cicatrizales blancas.  Las lesiones de la endometriosis avanzada también pueden sangrar por sí mismas, esta sangre se convierte finalmente en un líquido marrón espeso que parece jarabe de chocolate y estas lesiones, en consecuencia, a menudo son llamadas “quistes de chocolate”.  Pueden encontrarse quistes de chocolate en los ovarios (llamados endometriomas) o bajo el peritoneo.  Cualquiera de estas lesiones de la endometriosis varía en tamaño y profundidad de la invasión.

Una fotografía quirúrgica real está disponible para ver si decide Descargar la guía. Algunos espectadores pueden encontrar las fotografías excesivamente gráficas, sin embargo la mayoría del público las encontrarán informativas e interesantes

En esta fotografía quirúrgica de la endometriosis en el ovario (arriba), las vesículas claras en el ovario pueden verse como adherencias membranosas entre las trompas de Falopio y el Ovario.  Estas adherencias reducen la capacidad de las trompas de Falopio para funcionar normalmente y pueden provocar infertilidad o un embarazo ectópico.

Una fotografía quirúrgica real está disponible para ver si decide Descargar la guía. Algunos espectadores pueden encontrar las fotografías excesivamente gráficas, sin embargo la mayoría del público las encontrarán informativas e interesantes

Esta fotografía quirúrgica de la endometriosis en el útero (arriba) muestra vesículas claras que cubren la mayor parte de la superficie del útero, probablemente formadas como resultado de una inflamación cíclica a largo plazo debida a la endometriosis.  Esta mujer tuvo tremendos calambres (“paralizantes”) acompañando a su flujo menstrual que se aliviaron completamente cuando esta zona fue tratada adecuadamente.

Una fotografía quirúrgica real está disponible para ver si decide Descargar la guía. Algunos espectadores pueden encontrar las fotografías excesivamente gráficas, sin embargo la mayoría del público las encontrarán informativas e interesantes

Esta fotografía quirúrgica de la endometriosis en la vejiga (arriba) muestra clásicas lesiones semejantes a quemaduras de pólvora en la vejiga.  Siempre que la vejiga se empezaba a llenar esta mujer tenía ganas de evacuar (orinar) y cuando se la vejiga se iba vaciando sufría de un fuerte dolor punzante en la región de la vejiga.  Afortunadamente, estos síntomas fueron eliminados después de tratar a fondo estas lesiones.

Una fotografía quirúrgica real está disponible para ver si decide Descargar la guía. Algunos espectadores pueden encontrar las fotografías excesivamente gráficas, sin embargo la mayoría del público las encontrarán informativas e interesantes

Esta fotografía quirúrgica de un endometrioma en el ovario (arriba) muestra el líquido marrón espeso que es liberado de estos quistes ováricos cuando se rompen o de lo contrario se abren.  Este líquido marrón es muy irritante para el peritoneo y puede producir un severo dolor pélvico inferior como resultado de la fuga de este líquido en los alrededores del ovario.  Cuando se eliminan estos quistes es importante intentar eliminar completamente la pared del quiste completamente para limitar la recurrencia.  Para esta mujer, los ciclos menstruales eran irregulares y muy dolorosos antes de la cirugía y se volvieron mucho más regulares con sólo leves calambres después de la eliminación completa de los endometriomas de ambos ovarios.

Una fotografía quirúrgica real está disponible para ver si decide Descargar la guía. Algunos espectadores pueden encontrar las fotografías excesivamente gráficas, sin embargo la mayoría del público las encontrarán informativas e interesantes

Esta fotografía quirúrgica de una endometriosis avanzada (arriba) muestra reacciones severas a endometriosis en el fondo del saco de Douglas detrás del útero, obstruyendo este espacio y dando como resultando una “pelvis congelada”.  Los ovarios, útero, trompas de Falopio e intestino distal se encuentran todos pegados con adherencias y grandes quistes peritoneales se están desarrollando en respuesta a la inflamación crónica.  Remover todas las adherencias densas para liberar completamente las estructuras pélvicas, quitar meticulosamente la endometriosis de la región y eliminar los quistes peritoneales son procedimientos necesarios para optimizar los resultados postoperatorios.

Una fotografía quirúrgica real está disponible para ver si decide Descargar la guía. Algunos espectadores pueden encontrar las fotografías excesivamente gráficas, sin embargo la mayoría del público las encontrarán informativas e interesantes

Esta fotografía quirúrgica de una endometriosis atípica (arriba) muestra algunas lesiones clásicas con forma de quemadura de pólvora junto a algunas lesiones de color rojo intenso a lo largo de la superficie peritoneal de la vejiga.  A menudo se piensa que el aspecto de las lesiones de la endometriosis tiene que progresar desde vesículas claras (primeras lesiones) a lesiones de color rojo intenso y luego a lesiones de tipo quemadura de pólvora y posteriormente a lesiones blancas de tejido cicatrizal (lesiones de etapa final).  Las lesiones de quemadura de pólvora son las lesiones “típicas” de la endometriosis.

Una fotografía quirúrgica real está disponible para ver si decide Descargar la guía. Algunos espectadores pueden encontrar las fotografías excesivamente gráficas, sin embargo la mayoría del público las encontrarán informativas e interesantes

Esta fotografía quirúrgica de los órganos reproductivos (arriba) muestra el útero conectado con la trompa de Falopio derecha y la trompa de Falopio situada de forma adyacente al ovario derecho.  Hay unas pequeñas áreas de endometriosis en el ovario que podrían convertirse en endometriomas si no son tratadas.  La herramienta de aspiración se utiliza para mover el ovario hacia adelante y lateralmente para visualizar la superficie interna del ovario ya que de lo contrario el cirujano no vería estas lesiones cuando el ovario está en su posición habitual situado debajo del lado derecho del útero.  El cirujano que se toma el tiempo para buscar minuciosamente y trata apropiadamente, a todas las lesiones de la endometriosis a menudo es recompensado al lograr reducir exitosamente los síntomas de la mujer.

Si le gusta lo que ha estado leyendo, entonces descargue su copia gratis completa de su ” Guía Sencilla para Comprender la Endometriosis”, la cual  incluye fotografías quirúrgicas reales de endometriosis tomadas por el Dr.Daiter (advertencia: algunas personas consideran estas fotos, muy gráficas o grotescas).

descarguela-aqui